¡El Planeta parto existe! Testimonio de un parto natural

¡El planeta parto existe!

Testimonio de un parto natural por Sofía Organero

El viernes a las 6.00h de la mañana, amanecí con lo que parecían contracciones. Primero eran irregulares, cada 20 min, luego a los 45 min… Hasta que se convirtieron en un proceso armónico de pequeñas olas cada 10 min. Todo parecía ir según lo previsto. Sobre las 18.00h tenía revisión ginecológica. La doctora que me atendió me hizo un tacto para comprobar mi dilatación y se produjo un pequeño sangrado. Me recomendó pasar por urgencias antes de irme para revisar que todo estuviese en orden y ese pequeño sangrado no fuese a más. El médico que estaba en urgencias en ese momento decidió ingresarme a pesar de que no había sangrado abundante, los monitores del bebé habían ido bien y no había riesgo aparente… Esa noche me visitaron en la habitación Mercedes y uno de mis ginecólogos. Recuerdo la sensación al verles entrar por la puerta.

LUZ. La tranquilidad llegó con ellos. Me tomaron la tensión y todo estaba perfecto. Mercedes me cogió la mano y me dijo: «tranquila Sofía, descansa esta noche y si mañana sigue todo igual, te vas a casa». Respiré. Yo quería vivir esos momentos en el calor de mi hogar y el proceso había empezado de manera diferente. Pero aquella noche no dormí. Las contracciones eran cada vez más intensas y seguía con una dilatación de unos 2 cm. A la mañana siguiente, vino Beatriz Ochoa, una de las ginecólogas del equipo de Ana Suárez, y me recomendó comenzar con la inducción del parto. Yo estaba ya en la semana 41+1 y mi beba pesaba 4kg. Recuerdo pensar «no era esto lo que querías, pero dejate llevar, estás en buenas manos». Sobre las 16.00h me pusieron el tampón de las prostaglandinas (proceso previo a la oxitocina artificial), para ablandar el cuello del útero. Seguía sin dilatar cuando comenzó el proceso. Al ratito las contracciones comenzaron a ser más intensas. Yo seguía respirandolas y recibiendo aquellas olas pensando: «una menos para verte». Una menos para encontrarme con ella, con mi bebé.

Sobre las 18.30h comenzaron unas fuertes contracciones que me eran más difíciles de